“Sueños Deportados” un magnifico libro financiado por UCLA sobre los inmigrantes

on

Un nuevo libro expone las injusticias del sistema de inmigración de Estados Unidos a través de las historias desgarradoras con  la mirada de las familias de inmigrantes.

Aunque nos gustaria que no hubiera necesidad de escribir un libro como este, “Sueños deportados: Los jóvenes y las familias inmigrantes que resisten su deportación” , editado por Kent Wong y Nancy Guarneros, es la tercera entrega de un importante trabajo pionero del Centro Laboral de UCLA (Universidad de California Los Angeles) para centrar las experiencias y los esfuerzos de los inmigrantes indocumentados, particularmente en un contexto académico, donde sigue habiendo un vacío de la literatura escrita por y para la comunidad indocumentada. El libro cuenta historias de personas que se enfrentan y luchan contra la deportación y en este libro se les dice con el corazón y la profundidad necesaria que hace falta urgentemente que en los grandes medios de comunicación de los Estados Unidos toquen esta parte del tema de inmigracion. Los autores nos nuestran la angustia y resistencia a la deportación que vive esta gente, a través de la lente de las familias, que realmente son las que están en el centro del conflicto, de lo que significa la expulsión del país que han decidido llamar hogar y el efecto que tiene para las comunidades de estas personas.

No es de extrañar que políticas injustas esten detrás de esta crisis de  deportación en masa. Comunidades Seguras, es lo que  la política federal que comenzó en 2008 pretende pero a su vez permite que las fuerzas de policía locales  compartan información con las autoridades federales de inmigración. Esto ha erosionado la confianza asia  la policía local y a su vez aumentado las deportaciones de personas que a menudo son la columna vertebral de nuestras comunidades, la economía y el país como lo conocemos. Desde que “Comunidades Seguras” comenzó en el 2010, el 79% de los deportados han sido “no-criminales o fueron arrestados por delitos menores”, tales como conducir sin una licencia de conducir. Y sorpresa se decubrio que este problema no sólo afecta la gente sin papeles (Wong y GUARNEROS, 2015). Subrayado  en la introducción esta el hecho de que muchas familias son “mixtas”, es decir, tienen familiares que tienen una combinación de estados de inmigración, que van desde indocumentado al de ciudadano de EE.UU. La asombrosa cifra de  100.000 padres de niños ciudadanos estadounidenses han sido deportados en los últimos diez años y hay aproximadamente 4,5 millones de niños ciudadanos estadounidenses con al menos un padre indocumentado.

En el capitulo I: Historias de deportaciones”, los autores muestran elocuentemente el costo humano que debemos estar dispuestos a tolerar, el dolor y el sufrimiento de las familias, y en la “Parte II: historias de resistencia”, vemos la tenacidad y el amor que demuestran activistas jóvenes y sus familias para luchar por los demás y su futuro.

“El último recuerdo que Adrian tiene de su madre es el de  aquella madrugada en que fueron empujados en una furgoneta por un agente de inmigración de Estados Unidos. Adrian sintio un profundo sentimiento de desesperanza; su madre estaba siendo llevada lejos de sus hijos, y no había nada que pudieran hacer para detenerlo. “No es exactamente lo que se oye en las noticias. Esta narración de historias personales en la “Parte I: Historias de la deportación” confirma y va más allá de las estadísticas, es lo que hace que  este un aporte sea tan importante para el movimiento. Los seres humanos son mucho más que estadísticas y deben ser tratados como tales. Todavía no hay un  proceso de los derechos de la gente en el proceso de deportación. Esto está mal. Las familias que comparten con valentía sus historias ilustran el temor muy real de que las políticas de inmigración actuales fomentan en la vida diaria de la gente en situación irregular y el dolor innecesario que las deportaciónes causas. La conexión entre estos traumas y el incremento del plan de “Comunidades Seguras” nos recuerda que esta es una cuestión política que requiere una comprometida y sostenida acción directa de parte de todos.

“No es una pelea fácil; se necesita energía, compromiso, amor, y puede ser absolutamente aterrador no saber cuándo vamos a ganar o lo que vamos a ganar. Sé con certeza que vamos a necesitar de muchos  otros para luchar por nuestro derecho a  la dignidad y el respeto a nuestras familias, nuestras comunidades y todas las personas que amamos. La ” Parte II:. Historias de resistencia ” confirma es que hay mucha gente común por ahí luchando, día tras día, como Renata Teodoro cita aquí. La madre de Renata fue deportaao y juntos con coraje tomaron parte en una acción en la que se reunieron ambas en la frontera EE.UU.-México, separados por grandes barras de metal, una clara muestra de la manera absurda en que las fronteras físicas siguen separando familias.

A partir de las estancias individuales de expulsión, hasta  las victorias históricas de “Acción diferida para la Infancia” llegadas (DACA) y la Acción Diferida para los padres de los estadounidenses y residentes legales permanentes (DAPA), este ha sido el primer alivio que las comunidades de inmigrantes han visto en décadas, estos han sido logrados de una manera muy dura  por la acción directa de los más afectados directamente como lo son Renata y su madre. Esta resistencia proviene tanto de la frustración como de  la forma en que las políticas actuales están afectando la vida diaria, pero igualmente y de manera importante, a partir de un profundo amor por la familia y la comunidad y el deseo de ver un futuro mejor. Podría decirse que es la base de la experiencia de los inmigrantes en los Estados Unidos. Fuera de los sufrimientos, lo que este libro describe en profundidad es la gente de todo el país que estan conectados unos con el otros, organizandose, para de esta manera tener el poder y la fuerza necesaria para continuar la lucha. Se nos recuerda que estamos ganando antes de que las políticas discriminatorias lleguen a producirse, debido a que se esta construyendo la base de una nueva política y de la identidad estadounidenses. Esto solo se puede dar desde  las relaciones y la solidaridad construidos en el movimiento por la justicia para los inmigrantes.

No obstante  el tono de los debates presidenciales, la historia de los  inmigrantes es tan diversa y propia de Estados Unidos que es imposible de negar. “Sueños deportados” es un ejemplo de la inclusión de una diversidad de historias y familias afectadas por la deportación, incluyendo familias de Armenia, Corea, México y la India. Contar historias es la fuerza clave del movimiento sueño que ganó DACA en 2012 y, posteriormente, DAPA en 2014. Cuando se cuentan las historias multifacéticas de soñadores y sus familias, somos capaces de desentrañar los estereotipos y conceptos erróneos que se tiran con tanta facilidad sobre lo que significa ser ” indocumentado “. Los autores también desafían a los lectores a mirar a las deportaciones desde la perspectiva de una familia, de un colectivo, y tener presente que no es sólo 315,9431 personas (el número de personas deportadas en 2014), por ejemplo, pero 315,943 familias afectadas por deportación. La inclusión de la diversidad y ampliar el alcance del impacto que tienen las deportaciones hará que  el libro “Sueños Deportados” sea un recurso importante en los años venideros.

En el contexto de la elección presidencial de este 2016, el riesgo es alto. Las familias que aparecen en este libro, al igual que los millones de personas que viven cada día con la amenaza de ser deportados, permanecen en continuo riesgo del control republicano en todos los niveles de gobierno que amenazan con hacer retroceder lo que se ha obtenido y hacer la vida aún más difícil de lo que ya es para estas personas. El dolor y el miedo asociado a estas amenazas no puede ser exagerada. Lamentablemente, hemos visto a los inmigrantes sin papeles utilizados como “Chivos expiatorios” una vez más por los miedos más básicos sobre la economía y el “otro”. DACA necesita urgentemente protección y DAPA aún no se ha aplicado debido a nada menos que el racismo abierto. Todos podemos beneficiarnos de las contribuciones de nuestros vecinos indocumentados y tenemos la responsabilidad de resistir estos ataques junto a ellos. “Sueños  Deportados” es de lectura obligatoria para cualquier persona interesada en los inmigrantes y los derechos civiles. Lo que las familias y activistas que compartieron sus historias nos recuerdan aquí es que hay que seguir luchando, con fuerza pero sobre todo con profundo amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *