Merkel no se arrepiente del ingreso de refugiados Sirios a Alemania.

La canciller alemana, Angela Merkel (foto), aseguró ayer que no se arrepiente de haber permitido el ingreso de miles de refugiados que el año pasado estaban bloqueados en Hungría. Además, afirmó que volvería actuar de la misma manera pese a la oposición de sectores ultraderechistas alemanes y a que su imagen ha caído en los últimos meses.

En una entrevista con el diario Bild, en el aniversario del fin de semana de septiembre en el que Berlín y Viena acordaron dejar paso libre a miles de solicitantes de asilo ante el drama que se vivía en la frontera con Hungría, Merkel afirmó que volvería a actuar de la misma forma.

En 2015, alrededor de 1,1 millones de refugiados pudieron ingresar a Alemania hasta que se completó el cupo de mano de obra barata que reclamaba la industria pesada y las fronteras volvieron a cerrarse.

“En aquel fin de semana no se trataba de abrir las fronteras a todos, sino de no cerrarlas a aquellos que con grandes necesidades humanitarias habían emprendido a pie el camino desde Hungría”, manifestó Merkel, convencida de que en política hay decisiones que se deben tomar sin hacer antes un sondeo de opinión.

Además, la canciller defendió de nuevo el polémico acuerdo suscrito con Ankara para la repatriación de refugiados que, aseguró, permitió limitar la actividad de las mafias que trafican con personas y mejorar las condiciones de vida en los campos de acogida turcos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *