Los Estados Unidos sabía de las torturas durante la dictadura Argentina de los 70’s

El 24 de marzo de este año Barack Obama había llegado a la Argentina con la promesa de entregar documentos confeccionados por los gobiernos de Estados Unidos, sobre lo que ocurría en ese país durante la última dictadura cívico-militar. Días pasados entregaron archivos militares y de inteligencia (excluidos los de la CIA), al gobierno de Mauricio Macri.

La desclasificación de estos archivos reveló que Estados Unidos conocía sobre las desapariciones y torturas que militares y civiles llevaron adelante. Según consta en el reporte anual sobre derechos humanos de la embajada estadounidense en Buenos Aires de 1980. “Creemos que los detenidos son habitualmente torturados como parte del interrogatorio y eventualmente ejecutados sin juicio”, revela uno de los cables confidenciales fechado también en ese año.

Cuando en 1977 Jimmy Carter llegó a la presidencia pareció desconocer que la administración anterior, a través de su secretario de Estado Henry Kissinger, participó en el armado de la represión en América Latina. La Escuela de las Américas, donde se entrenaban a los militares del cono sur, fue una iniciativa Kissinger durante el gobierno de Gerald Ford. Sin embargo Carter comenzó su gestión con un perfil de demócrata defensor de los derechos humanos. Hasta hoy se lo recuerda en Argentina como un colaborador de los derechos humanos.

La importancia que revela la desclasificación de estos archivos, correspondientes al periodo 1977-1980, es porque deja expuesto que Carter y su administración conocía de las atrocidades cometidas por los militares. El encuentro de Carter y Videla en 1977 en Washington consta en una de las actas. Ahí el presidente del norte le expresó a Videla su admiración por los logros obtenidos por el Gobierno argentino en su lucha contra el problema del terrorismo y la reconstrucción de la economía argentina. Incluso Carter le preguntó al presidente de facto “qué pasos adicionales podrían darse para aliviar la preocupación en Estados Unidos sobre la situación de los derechos humanos en Argentina”. Ya en 1977 se conocía internacionalmente que en Argentina se estaban violando los derechos humanos.

Sin embargo, recién en 1979, la administración Carter comienza a tomar las denuncias contra violación de los derechos humanos, porque familiares y exiliados lograron instalar en organismos internacionales lo que ocurría en el país. Este reclamo internacional obligó a Carter a enviar la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

En el año 2002 también la Casa Blanca había entregado 4.000 cables. La desclasificación de los mismos no sirvió para conocer qué sucedió con los desaparecidos, y a quienes entregaron los bebes nacidos en cautiverio.

La exigencia de la apertura de los archivos en manos del Estado argentino, la Iglesia y Estados Unidos está más vigente que nunca. Ahí se guarda información valiosa para conocer a todos los culpables de genocidio, qué pasó con los desaparecidos y recuperar la identidad de los 400 bebes apropiados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *