Los Clubes de Satanás despues de clases en las escuelas publicas de Estados Unidos

on

La primera reacción que tuve a la noticia de que el Templo Satánico esperaba establecer “Clubes de Satanás” después de clases en las escuelas primarias publicas, fue de que se trataba de una broma, no en realidad dos bromas.

La broma 1: La mayoría de los niños que se inscriban para el Club de Satanás lo harán sólo para tener algo original que escribir en su  anuario cuando se gradúen y llamar la atencion.

La broma 2: Inspirado por la descripción de Donald Trump de Hillary Clinton como “el diablo”, los niños en el Club de Satanás hará carteles de la campaña para el candidato demócrata.

Pero la perspectiva de los Clubs de Satanás en las escuelas públicas no sólo es un asunto de risa. Como dos reporteros del Washington Post descubrieron, varios administradores de la escuela creen que estos clubes probablemente se ajustaran a las reglas y políticas requeridas  para poder funcionar como una organizacion después de clases. Por ejemplo en el  distrito escolar en el Condado de Prince George, Md., ya están revisando una solicitud para el  establecimiento de un centro de este tipo.

Aparentemente el Congreso no ha dejado a las escuelas secundarias otra opción. La Ley de igualdad de acceso, aprobada por el Congreso en 1984, prohíbe a las escuelas secundarias públicas que recibe fondos federales – es decir, prácticamente todos ellos –  discriminar contra los clubes de estudiantes sobre la base del “contenido religioso, político, filosófico, u otra de el discurso en este tipo de reuniones. “el Tribunal Supremo confirmó la ley en 1990.

Una escuela  tiene  que establecer lo que el tribunal llama un “foro abierto limitado”, pero una vez que lo hace, no puede discriminar sobre el punto de vista de este. Lo que también regula la interpretación del Tribunal Supremo de la 1ra enmienda, es que se aplique dicha ley tanto a las escuelas primarias como a las secundarias. (En 2001 el Tribunal Supremo dictaminó en un caso de Nueva York que un distrito escolar violó la Constitución cuando prohibió a un club llamado “Club de las Buenas Nuevas” de reunirse después de horas en la escuela.)

Así que las escuelas legalmente tienen que dejar que los pequeños satanistas se reúnan.  “Un minuto espera, ¿qué?” es probablemente la pregunta que esta  en los labios de un montón de norte-americanos, y no sólo de los devotos seguidores cristianos o de Donald Trump que creen que su elección va a revivir la práctica de desear “Feliz Navidad”.

La respuesta es, básicamente, sí, y sería probablemente sí, incluso si los niños en el Club de Satanás  formaran un círculo y cantaran: “¡Salve, Satanás!” Pero el sacrificio humano o incluso animales probablemente estarían prohibidas en virtud de una excepción en la Ley de igualdad de acceso para las reuniones que prohíbe  ” cualquier tipo de material que interfiera con el desarrollo normal de las actividades educativas dentro de la escuela.”

Las reuniones de los clubes de Satanás se centrarían en razón de la enseñanza y la ciencia. Esto sería consistente con la misión del templo satánico, que no menciona adorar a “El Oscuro” (aunque él está representado en su sitio web). En cambio, el grupo dice que su objetivo es “animar a la benevolencia y la empatía entre todos los pueblos, rechazan la autoridad tiránica, defender el sentido común práctico y la justicia, y será dirigida por la conciencia humana para llevar a cabo actividades nobles guiadas por la voluntad individual.”

En cuanto a los clubes de Satanás – promovidos en la página web como “Educatin ‘ with Satan” – que parecen ser principalmente una forma de contra-programación de los Clubes de Buenas nuevas. “Es importante,” explica el Templo Satánico, “que se dé a los niños la oportunidad de darse cuenta de que los materiales evangélicos ahora a formar parte de sus escuelas son representativos de la opinión religiosa, pero que es solo uno entre muchos.”

Hace unos años, la noción de que un club ateo o humanista – (y mucho menos uno que llevara el nombre de Satanás) – se le permitiera reunirse en una escuela pública hubiera causado una protesta a nivel nacional, y los políticos se uniría en un coro de condena. Pero los tiempos han cambiado. En su discurso inaugural de 2009, el presidente Barak  Obama dijo: “Somos una nación de cristianos y musulmanes, Judios, de  hindúes, y de no creyentes.” Por supuesto en ese entonces el presidente olvido considerar y mencionar a los satanistas de cualquiera tipo, ya fueren de los graves o de los tipo satírico. Pero el principio a fin de cuentas es el mismo.

Fuente: L.A. Times

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *