La Tierra Plana “Flat Earth” explicada en video

Durante más de un siglo, la teoría de la Tierra plana tuvo un origen religioso. Así fue cuando, en 1956, Samuel Shenton decidió crear la primera Sociedad moderna. Su sucesor, Charles H. Johnson, mantuvo esa línea, pero con su actual presidente (Daniel Shenton, que no tiene nada que ver con el anterior), se desacralizó el tema. La Sociedad evita el componente religioso. Si tienen que citar una prueba, su favorita es el llamado “experimento Bedford”, que concluye que, si la Tierra no fuera plana, la superficie del mar sería cóncava.

SOCIEDAD

Los miembros de la sociedad, además, están divididos en dos corrientes. La primera defiende que la Tierra es un disco finito y que viaja en el espacio acelerándose hacia arriba, lo que crea la ilusión de que la gravedad newtoniana existe. La segunda sostiene que la Tierra es ilimitada, pero tiene una profundidad finita (como un embudo). Este plano crea una bisectriz con nuestro universo y provoca un campo gravitatorio.
Ambas coinciden, eso sí, en que la Tierra está rodeada por un continente circular de hielo, la Antártida, que evita que el agua caiga al vacío. A esto hay que sumar los heterodoxos, los seguidores del difunto Orlando Ferguson, que añaden que el planeta tiene la estructura de un exprimidor de limones con la parte exterior cuadrada.

Por supuesto, el concepto de Tierra plana exige una nueva cosmología. La más extendida es que el diámetro del planeta es de unos 40.000 kilómetros y tiene una circunferencia de cerca de 126.000 km². El Sol y la Luna son dos discos situados  a 52 kilómetros (aunque algunos creen que hay dos lunas) y las estrellas se sitúan a más de 200 kilómetros, y lo que llamamos “día” no se debe a la Tierra orbitando alrededor del Astro Rey, sino a que éste se mueve en círculos sobre la superficie y va iluminando diferentes zonas a su paso. Parece imposible defender afirmaciones como estas, pero no olvidemos que dos matemáticos, Juan Carlos Gorostizaga y Milenko Bernadic, han publicado el libro y sin embargo no se mueven, en que defienden que la Tierra es el centro del universo, y es el Sol el que orbita alrededor de ella.

Pero si la Tierra es plana, ¿por qué nos lo ocultan? La explicación es que existe una conspiración mundial. Según Wilmore, esto merece una matización. Afirma que es exagerado pensar que hay una cábala de científicos que se reúnen para evitar que la verdad salga a la luz: “Pero sí creo que por algún motivo (académico, económico…) nadie se atreve a dudar de que la Tierra es redonda. El que ose hacerlo se verá condenado a la burla de sus colegas”.

Algunos van más allá y creen que hasta los artífices de la carrera espacial están en el ojo. El primero que abordó este debate fue Charles K. Johnson, presidente de la entidad cuando Neil Armstrong pisó la Luna. Según él, es más difícil falsificar un viaje a nuestro satélite que una imagen de la Tierra para que parezca redonda, así que optaron por lo segundo. Suena cómico, pero quizás algún día la frase de Homer Simpson –“también se rieron de los que decían que la Tierra era plana”– sea una realidad. La tierra es plana, sepanlo.

Cartografía lisa
Los mapas de la Tierra plana son una maravilla. En 2011, la Librería del Congreso de EEUU aceptó como donativo una de las pocas copias que existen del mapamundi elaborado por Orlando Ferguson en 1893 (arriba). Pero el más famoso es el llamado mapa Volvia, en honor de su creador, Wilbur G. Volvia

La tierra es plana, una breve historia del siglo XXI (título original en inglés: The World Is Flat: A Brief History of the Twenty-First Century) es un libro de la autoría del periodista estadounidense Thomas L. Friedman. En el mismo analiza la globalización, especialmente en el siglo XXI. El título constituye una metáfora sobre el mundo como un campo de juego aplanado en lo relativo al comercio, en el que los competidores tienen igualdad de oportunidades. En la cubierta de la primera edición, la ilustración muestra que los países, las empresas y los individuos necesitan un cambio de mentalidad para mantener la competitividad en un mercado global donde las divisiones geográficas e históricas están volviéndose cada día más irrelevantes.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. sergio amata dice:

    Me encanto!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *