¿Habrias votado a Hitler si hubieras vivido en la Alemania de los 30’s ?

Antes de contestar a esta pregunta, te pedimos tres cosas: leer el artículo, sinceridad y olvido histórico de lo sucedió tras la llegada al poder de Hitler.

Tras el fin de la Primera Guerra Mundial, los Aliados se reunieron en la Conferencia de Paz de París (1919) para acordar las condiciones de paz con los países vencidos. De esta conferencia salieron varios tratados que los Aliados firmaron con cada uno de los vencidos: Tratado de Versalles con Alemania, Tratado de Saint-Germain-en-Laye con Austria, Tratado de Sèvres con el Imperio otomano… Por el Tratado de Versalles, Alemania perdió más de 70.000 km² del territorio que ocupaba antes de la guerra; sus colonias se las repartieron Reino Unido y Francia; tuvo que reducir su ejército a 100.000 hombres y se le prohibió fabricar cualquier tipo de material de guerra; asumir la responsabilidad y culpabilidad de la guerra; pagar las llamadas “reparaciones de guerra” (deuda que terminó de pagar en 2010 tras algunas condonaciones y reestructuraciones); prohibición de ingresar en la Sociedad de Naciones creada tras la Primera Guerra Mundial… y la obligación de procurar ciertos derechos laborales a los trabajadores: descanso semanal de 24 h, libre sindicación, salario digno e igual para hombres y mujeres o prohibición del trabajo infantil.

Alguien que anticipó lo que iba a ocurrir, por las abusivas indemnizaciones y reparaciones de guerra, fue el economista británico John Maynard Keynes, quien abandonó la delegación británica en la Conferencia de Paz de París por no estar de acuerdo con lo que se acordó. Sobre este tema escribió, en 1919, el libro “Las consecuencias económicas de la paz“, en el que anunciaba las implicaciones y consecuencias de las condiciones económicas impuestas a Alemania en el Tratado de Versalles. Tampoco fue muy acertada la decisión tomada por el gobierno alemán para financiar estas enormes deudas: emitir grandes cantidades de dinero, sin ningún tipo de control, que produjeron un incremento brutal de los precios (hiperinflación). Los precios subían cada día, incluso haciendo cola para comprar los bienes de primera necesidad (se cumplía el dicho popular “al que madruga Dios le ayuda“). El billete de metro pasó de 0,10 marcos, en 1918, a 150 millones en los años 20; el sello más caro era el de 4 marcos y en 1923 era de 50.000 millones… Llegó un momento en el que el valor del papel en el que se imprimían los billetes era mayor al nominal y se daban situaciones como niños jugando a construir castillos o utilizarlo como combustible.

Para ahondar más en la maltrecha economía alemana, llegaría la Gran Depresión. Finalizada la Primera Guerra Mundial, EEUU pasó ser el mayor productor y exportador del mundo. Los beneficios obtenidos del exterior aumentaban dí­a a dí­a, y Wall Street decidió dar un giro a su polí­tica e invertir en el mercado interior (el colapsado mercado europeo ya no podí­a absorber toda la producción). Esta inyección económica hizo aumentar el precio de las acciones que cotizaban en Bolsa. Las ganancias aumentaban desproporcionadamente y nadie se querí­a quedar fuera. Todos los ahorros de la clase media fueron a parar a Wall Street, los bancos concedí­an créditos para comprar acciones, incluso alguien llegó a decir:

todos los americanos se pueden hacer ricos en la Bolsa
La Reserva Federal avisó a los bancos que controlasen la deuda, pero no hicieron caso… nadie quería dejar de ganar dinero. La especulación hizo subir los acciones hasta que la burbuja estalló el 24 de octubre de 1929 (Jueves Negro). Se dieron millones de órdenes de venta de acciones pero ya nadie podí­a comprarlas, el pánico cundió y la Bolsa se desplomó (Lunes y Martes Negros). La gente acudió a los bancos para recuperar sus ahorros pero no habí­a dinero (estaba invertido en las acciones y créditos). Los bancos fueron cayendo como un castillo de naipes, las empresas comenzaron a cerrar y el desempleo se extendió por todo el paí­s. El Atlántico no pudo frenar aquella crisis (EEUU era el mayor prestamista y productor) y se convirtió en global, llegando también a Alemania.

niños-jugando-con-dinero

Ante esta situación, economía destruida y casi seis millones de parados, aparece Hitler y su Partido Nacionalsocialista (NSDAP) ofreciendo dejar de pagar las reparaciones de guerra, restablecer el prestigio de un ejército abatido y humillado (añoranza de los soldados prusianos que con Otto von Bismarck a la cabeza consiguieron la unificación de Alemania), recuperar el nivel de empleo y el crecimiento económico de Alemania antes del conflicto bélico, desterrar a los comunistas que controlaban los sindicatos (un guiño a los empresarios)… y un chivo expiatorio de la desgracia sufrida, los judíos. Con todos estos mimbres y mucha gente pensando únicamente en echarse un mendrugo de pan a la boca, llegaron las elecciones parlamentarias de septiembre de 1930. A pesar de perder 10 escaños, el Partido Socialdemócrata siguió siendo la fuerza más votada con un 24,5% de los votos y 143 escaños; pero el gran triunfador fue el Partido Nazi, pasando de 12 a 107 escaños. Sentadas las bases en 1930, y con grupos de miembros del NSDAP recorriendo las calles “aconsejando amablemente” el voto a su partido, su gran éxito llegó en las elecciones parlamentarias de julio de 1932 donde el partido de Hitler se convirtió en la fuerza más votada con el 37,27% de los votos y 230 escaños, pero sin lograr su añorada mayoría absoluta. El presidente de la República, Hindenburg, que unos meses atrás ya había derrotado en las elecciones presidenciales a Hitler -53% frente al 36%- era el verdadero protagonista nombrando y deponiendo cancilleres a su antojo o influido por las presiones, le ofreció a Hitler la vicecancillería, pero este la rechazó -para sus planes necesitaba el cargo de Canciller-. A pesar de mantenerse en el puesto de Canciller el oscuro y maquiavélico Franz von Papen, los nazis consiguieron colocar a Hermann Goering, uno de los principales colaboradores de Hitler, en la presidencia del parlamento (Reichstag). Y como la política hace extraños compañeros de cama, comunistas y nazis consiguieron sacar adelante una moción de censura contra Franz von Papen en la primera sesión del Reichstang. Nuevamente se disolvía el parlamento y se convocaban elecciones para noviembre de 1932.

Y volverían a producirse fenómenos paranormales en la campaña electoral, comunistas y nazis juntos, pero no revueltos, en un frente común contra el presidente Hindenburg y el canciller Franz von Papen. El 6 de noviembre todo volvería a cambiar: a pesar de perder 34 escaños, los nazis volverían a ser la fuerza más votada (196); los socialdemócratas también perdieron escaños y se quedaron en 121; por su parte, los comunistas aumentaron su porcentaje de votos y llegaron hasta los 100. Hindenburg, ahora sí, le ofreció la cancillería a Hitler pero con la condición de lograr la mayoría parlamentaria… pero tampoco lo consiguió. Vista la imposibilidad de conseguir un pacto entre los diferentes partidos que consiguiese la mayoría, Hindenburg decidió, como venían haciendo últimamente, nombrar él mismo al Canciller, en esta ocasión al general Kurt von Schleicher (asesinado en la Noche de los cuchillos largos, la purga que tuvo lugar en Alemania entre el 30 de junio y el 2 de julio de 1934, cuando el régimen nazi llevó a cabo una serie de asesinatos políticos para apoderarse de todas las estructuras del Estado). Estas decisiones tomadas unilateralmente eran pan para hoy y hambre para mañana: se desbloqueaba el nombramiento de Canciller pero sin una mayoría parlamentaria que le permitiese gobernar y que podía caer en cualquier momento… como así ocurrió. Ante el bloqueo parlamentario y la presión de terceros, como Franz von Papen, en enero de 1933 el presidente Hindeburg depuso a Schleicher y nombró Canciller a Hitler -muy a su pesar-. Ya en el puesto de Canciller, podía poner en marcha su plan: dinamitar la República de Weimar desde dentro para convertirla en una dictadura (igual que Julio César con la República de Roma).

Su siguiente paso, controlar el Reichstag. Y aquí la diosa Fortuna, vestida de una “confesión” del comunista holandés Marinus van der Lubbe en la que admitía ser el responsable que incendió el Reichstag en febrero de 1933, le sirvió para vender una conspiración comunista contra el gobierno (volvemos a Roma, ahora con Nerón y su acusación a los cristianos del incendio de Roma). Hitler aprovechó la situación y declaró el estado de emergencia y presionó al presidente Paul von Hindenburg para que firmase el Decreto del Presidente del Reich para la Protección del pueblo y del Estado, aboliendo la mayoría de las disposiciones de derechos fundamentales de la constitución de la República de Weimar. La detención masiva de comunistas, incluidos los parlamentarios, supuso el control del Reichstag; además, y ya puestos, el arresto de cualquier opositor al régimen y la prohibición de las publicaciones contrarias al nazismo. Como buen “demócrata”, y ya creyendo controlar todos los hilos para lograr la mayoría absoluta en el parlamento, Hitler volvió a convocar elecciones para marzo de 1933… y, aún así, tampoco lo consiguió. Tuvo que echar mano del apoyo del DNVP, Partido Nacional del Pueblo Alemán, partido conservador y nacionalista muy cercano a los ideales del partido nazi, para conseguir, ahora sí, la mayoría absoluta (324 mayoría y la unión de ambos 288+52).

El broche final llegaría el 23 de marzo de 1933, la ley Habilitante… traducido al cristiano, plenos poderes para el Canciller a modo de dictadura. Para la aprobación de esta ley total necesitaba el apoyo de 2/3 partes del parlamente; así que, con los comunistas sin poder ocupar sus escaños, hizo algunos ajustes entre las filas de los socialdemócratas (vía detenciones), algunos concesiones a partidos minoritarios y algún cambió sobre la marcha en el sistema de votaciones, Hitler conseguía ser nombrado de facto dictador de Alemania. En palabras del ministro de Propaganda, Goebbels…

Los votos ya no importan más. Sólo el Führer decide
Como curiosidad, en las elecciones parlamentarias de noviembre de 1933 el partido nazi obtuvo 661 escaños… de 661 posibles.

Y se produjo el milagro alemán entre 1933 y 1938: se olvidaron de las medidas del Tratado de Versalles, se recuperó el ejército con grandes inversiones en material de guerra, se construyeron grandes infraestructuras públicas (las primeras autopistas de Europa, redes ferrocarriles, obras hidráulicas…), el PIB alemán aumentó en un 50%, el desempleo pasó de más del 43% (unos 6 millones) al 12 %… La gente de la calle dejó a un lado las libertades a cambio de poder mantener a sus familias. También es verdad que los nazis y todas las sociedades e instituciones creadas al efecto se afanaban en recordar las bondades de su sociedad y lo equivocados que estaban los alemanes contestatarios. Una sociedad en la que la mujer debía abandonar el mundo laboral –así se podía disminuir la elevada tasa de paro masculina– y casarse. Su dedicación, en exclusiva, era la casa y sus hijos. En palabras del ideólogo nazi Kurt Rosten, en su libro Das Nationalsozialismus der ABC (1933):

Incendio-Reichstag-799x1024

¿Puede la mujer imaginar algo más bello que estar sentada junto a su amado esposo en su acogedor hogar y escuchar recogidamente el telar del tiempo, mientras va tejiendo la trama y la urdimbre de la maternidad a través de los siglos y milenios? Ellas no tienen nostalgia de la fábrica, de la oficina o del Parlamento. Un hogar agradable, un buen marido y un bandada de hijos dichosos son más queridos a su corazón.
Esta medida permitió que más de 500.000 mujeres abandonasen sus puestos de trabajo para casarse. Estas “recomendaciones” fueron acompañadas de medidas económicas: cada matrimonio recibía un préstamo de 1.000 marcos del que se podían ir amortizando 250 marcos por cada hijo, reducciones en facturas de electricidad… Todo ello para favorecer las matrimonios y aumentar la natalidad.

¿Y de dónde salieron los marcos para financiar todo esto?
De un déficit público brutal que en vísperas de la guerra era de 41.000 millones y prácticamente suponía la bancarrota. La solución fue fácil: ayudados por la banca alemana, el patrimonio de los judíos se convirtió en patrimonio del Estado; cuando ya no quedaba patrimonio que convertir dentro de Alemania, se expoliaron las arcas de los países invadidos (en 1942, el 70% de los ingresos de Alemania procedían de los territorios ocupados). Igualmente, convirtieron a todos los opositores y enemigos en mano de obra esclava.

Ahora, ya puedes contestar a la pregunta del título de esta articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *