Experimento publicado por la revista Science refuta “verdad histórica” sobre Ayotzinapa

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- José Torero, experto en incendios de la Universidad de Queensland, Santa Lucía, en Brisbane, Australia, aseguró que la hoguera necesaria para consumir unos 43 cuerpos no podría haber ardido en el basurero donde las autoridades mexicanas señalan que fueron incinerados los cuerpos de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, en 2014.

Según el experimento realizado por Torero y dado a conocer en la revista Science, en el que incineró un cadáver de cerdo de 70 kilogramos en vez de uno humano, utilizó 630 kilogramos de madera para cada uno de ellos. Por esta razón, dijo, se hubiesen necesitado más de 27 mil kilogramos de madera para quemar los 43 cuerpos de los normalistas desaparecidos y aun así habrían quedado restos de materia orgánica.

Incluso, en caso de haber sido dispuesta tal cantidad de madera, las intensas llamas habrían dejado marcas en el tronco de los árboles cercanos, explicó Torero. En cambio, cuando el científico visitó el basurero de Cocula, Guerrero, donde se dice que fueron incinerados los cuerpos de los normalistas, 10 meses después de las desapariciones, no observó ningún tipo de marcas.

“Torero también quemó hasta cuatro cuerpos de cerdos al mismo tiempo a fin de determinar si la grasa corporal podría haber servido como combustible para el fuego, facilitando la incineración total. Sin embargo, los investigadores advirtieron que cada vez que se agregaba un cuerpo, la intensidad del fuego disminuía. Por lo tanto, para quemar 43 cuerpos juntos se hubiera necesitado una cantidad mucho mayor de madera que si se los hubiera quemado por separado”, señala la revista.

Según afirma Cox Vidal, abogado y miembro del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), designado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en Washington DC para examinar la desaparición y analizar la investigación oficial, los experimentos de Torero son un elemento más para confirmar que la llamada “verdad histórica” (frase con la que el exprocurador general Jesús Murillo Karam denominó la teoría del gobierno acerca de este crimen) es imposible.

Por su parte, John Lentini, otro investigador independiente en materia de incendios de Islamorada, Florida, y quien no participó en la investigación aunque formó parte de otros casos de alto perfil, “no tiene sentido que se pueda hacer desaparecer a 43 personas de esa manera (como señala el gobierno)”.

Y agrega Lentini: “Los cuerpos tienen un gran porcentaje de agua… No son un buen combustible”.

El 26 de septiembre de 2014, un grupo de alumnos de Ayotzinapa secuestraron varios autobuses comerciales para viajar a una manifestación en la Ciudad de México. Según la declaración de los miembros del cártel Guerreros Unidos, integrantes de esta célula delictiva, incitados por la policía local, emboscaron a los estudiantes y posiblemente los confundieron con miembros de un cártel rival. Algunos estudiantes fueron asesinados con armas de fuego, otros escaparon y 43 fueron secuestrados y, según se afirma, ejecutados.

Los miembros del cártel indicaron que incineraron los cuerpos en un basurero municipal, en las afueras del pueblo de Cocula. Seis semanas más tarde, los investigadores federales anunciaron que encontraron bolsas con restos humanos, convertidos en cenizas, tanto en el basurero como en un río cercano.

Desde el inicio, la reconstrucción de los eventos llevada a cabo por la Procuraduría General de la República (PGR) de México estuvo plagada de dudas, por lo que tiempo después, en 2015, fue necesario solicitar la participación del GIEI, que a su vez convocó a Torero.

fotos-de-los-43-estudiantes-normalistas-de-ayotzinapa-desaparecidos-desde-septiembre-pasado-en-iguala-guerrero_624x351
Entre los casos que ha investigado Torero se encuentra el derrumbe de las Torres Gemelas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *