Argentina abre de nuevo sus cuentas al FMI después de 10 años sin tener relación

La acción se basa en el artículo IV del fondo, que se aplica aunque no haya un préstamo vigente.
Buenos Aires.
Una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) llegará el lunes a Argentina para auditar por primera vez en 10 años las cuentas nacionales de acuerdo con su artículo IV, luego de que en 2006 el entonces presidente Néstor Kirchner (2003-2007) cortara la relación con el organismo multilateral.

El jefe de la misión, Roberto Cardarelli, mantendrá reuniones con altos funcionarios de Argentina, economistas, legisladores y organizaciones no gubernamentales (ONG) para recabar información de los datos macroeconómicos con los que el FMI elaborará su comentario sobre la marcha de la economía local.

Tras esta misión, se presentará un informe al directorio ejecutivo del FMI para su discusión, que compartirá luego su opinión con las autoridades de Argentina, informó el Ministerio de Hacienda y Finanzas.

“Los informes –realizados por el organismo financiero a todos los países miembros con base en el artículo IV de su acta constitutiva, tengan o no un préstamo vigente– suelen incluir un resumen de la situación de la economía, una enumeración de los riesgos y sugerencias de políticas. En ningún caso, estas recomendaciones son vinculantes para el país miembro”, aclaró la cartera dirigida por Alfonso Prat-Gay.

La última revisión de las cuentas argentinas de acuerdo al artículo IV tuvo lugar en 2006. Salvo los casos de Venezuela y Somalia no hay ningún otro país que lleve tanto tiempo sin cumplir este compromiso. En 2013 y 2014 el FMI preparó sendos informes de evaluación que no fueron publicados por pedido expreso de las autoridades argentinas de ese momento, señaló la cartera de Hacienda.

El artículo IV representa un nuevo paso para la Argentina en su reinserción internacional, con el objetivo de volver a un estado de plena transparencia en la función y estadísticas públicas, cumplir con compromisos firmados por el Estado Argentino, y representar los intereses nacionales en pie de igualdad frente a los demás socios participantes de organismos internacionales, sostuvo.

El FMI aplicó en 2013 una moción de censura sobre Argentina por las sospechas de manipulación de sus estadísticas económicas oficiales, sobre todo las relacionadas con la inflación.

En los años de gobierno de los presidentes peronistas Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), el FMI nunca reconoció las cifras sobre la inflación y colaboró luego en la confección de un nuevo índice en ese rubro.

El 15 de diciembre de 2005 el presidente fallecido Néstor Kirchner liquidó de manera anticipada y con reservas del Banco Central la deuda con el FMI, que ascendía a más de 9 mil millones de dólares; con ello canceló la posibilidad de que el organismo mundial interviniera en sus finanzas. Néstor Kirchner afirmó que el esfuerzo financiero era con el fin de recuperar autonomía en las decisiones económicas. Así el gobierno socialista cerró la puerta a las recomendaciones de los funcionarios del FMI a favor de políticas privatizadoras en el país.

Dos días antes, el entonces presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, adoptó la misma decisión.

Las relaciones entre el FMI y el gobierno de Buenos Aires se deterioraron a partir de esa fecha, y en 2014 la entidad financiera amonestó a Argentina por la falta de confiabilidad de sus estadísticas, en particular las relacionadas con la inflación.

La llegada de la misión del FMI marca otro cambio de la administración de Mauricio Macri, del partido de centroderecha PRO, respecto de los gobiernos de los presidentes Kirchner.

Fuente: La Jornada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *