Acusado de nexos con prorrusos dimite el jefe de campaña de Donald Trump

Washington.D.C.
Paul Manafort, estratega y jefe de la campaña de Donald Trump, renunció este viernes después de que las autoridades de Ucrania hicieron público el supuesto pago de 12.7 millones de dólares asignados a él entre 2007 y 2012, en la época en que gobernaba el país el presidente prorruso Víctor Yanukovich. La oficina anticorrupción ucraniana publicó el jueves el documento contable probatorio, pero aún no se ha confirmado si Manafort cobró el dinero.

El jefe de la campaña de Trump dimitió un día después de que la agencia Associated Press reportó que correos electrónicos confidenciales de la firma de Manafort contradecían las afirmaciones del estratega, quien aseveró que nunca había cabildeado en Estados Unidos en favor de figuras políticas ucranianas.

Los emails entre Rick Gates, segundo de Manafort y también alto asesor de Trump, y la firma de gestión Mercury LLC mostraron que la compañía de Manafort, DMP International LLC, orquestó directamente una operación encubierta de cabildeo en Washington en nombre del partido que entonces gobernaba en Ucrania.

El esfuerzo no sólo incluía gestiones entre los legisladores, sino intentos por influir en la opinión pública estadunidense y recabar inteligencia política en torno a intentos de cabildeo rivales en Estados Unidos.

Los correos electrónicos obtenidos por dicha agencia no describen en detalle el papel de Manafort, jefe de Gates en la empresa. Pero empleados actuales y ex trabajadores en Mercury LLC y en otra firma de cabildeo llamada Podesta Group, algunos de los cuales hablaron bajo la condición del anonimato porque deben apegarse a acuerdos de confidencialidad, revelaron a The Associated Press que Manafort supervisó los esfuerzos de gestión encubierta en favor de Ucrania. Algunos testigos dijeron haberse enterado de esos tratos en conversaciones telefónicas.

Manafort y Gates nunca se registraron como agentes extranjeros por su trabajo, como lo exige la ley federal estadunidense.

Bajo la Ley de Registro de Agentes Extranjeros, las personas que cabildean en favor de personajes políticos extranjeros o partidos deben proporcionar reportes detallados sobre sus acciones a la unidad de contraespionaje del Departamento de Justicia. Una violación a lo anterior es considerada delito grave y puede derivar en cinco años de cárcel y una multa que puede alcanzar 250 mil dólares.

Este viernes investigadores anticorrupción de Ucrania dieron a conocer copias de libros contables que detallan posibles pagos en efectivo de políticos ucranianos a Manafort por más de 12 millones de dólares.

lhldshshl
Serhiy Leshchenko, periodista y legislador ucraniano, muestra a la prensa los supuestos pagos al estadunidense

Los detalles de esos pagos, que figuran en el libro, fueron reportados hace días por el diario The New York Times, el cual descubrió que éstos procedían de un partido prorruso en Ucrania, pero Manafort niega haber recibido fondos.

El jefe de campaña ofreció este viernes por la mañana su renuncia y Trump la aceptó, según explicó el multimillonario en un comunicado. El candidato republicano le agradeció el gran trabajo realizado durante la campaña, especialmente durante la Convención Nacional Republicana.

Paul es un verdadero profesional y le deseo gran éxito, aseveró Trump, quien el miércoles pasado ya había nombrado a Stephen Bannon, alto ejecutivo del portal de noticias conservador Breitbart News, presidente ejecutivo de su campaña. A Kellyanne Conway, hasta entonces asesora y analista de encuestas de Trump, jefa de campaña.

La oficina de campaña de Hillary Clinton está siendo inquisitiva en los vínculos del principal asesor político de Donald Trump con un partido político de Ucrania que tiene una postura prorrusa. Asevera que es evidencia de la relación cercana del candidato presidencial republicano con Rusia.

Dadas las posturas favorables (al presidente ruso) Putin, adoptadas por Donald Trump y la reciente intrusión cibernética de ese gobierno y divulgación de archivos del Partido Demócrata, Trump tiene la responsabilidad de revelar los vínculos con Rusia o entidades en favor del Kremlin de su director de campaña Paul Manafort y otros empleados de campaña, incluyendo si cualquiera de los empleados o asesores de Trump están actualmente representándolos o siendo pagados por ellos, dijo en un comunicado el director de campaña de Clinton, Robby Mook.

Por otra parte, la campaña de Trump lanzó este viernes su primer anuncio publicitario en televisión, el cual se centra en temas de seguridad y asocia a Clinton con los problemas de la migración clandestina, uno de los temas centrales del aspirante republicano, quien ha prometido construir un muro en la frontera con México y deportar a 11 millones de indocumentados.

El jueves pasado el magnate inmobiliario sorprendió a muchos cuando se declaró arrepentido de las palabras hirientes que ha pronunciado durante la carrera electoral.

El Estados Unidos de Clinton

En el Estados Unidos de Hillary Clinton el sistema está amañado en detrimento de los estadunidenses, dice el narrador al evocar la admisión de refugiados sirios y asociando la delincuencia con los migrantes clandestinos que, además, se beneficiarían de las prestaciones sociales.

El Estados Unidos de Donald Trump es el de la seguridad, agrega la voz en off en el aviso de 4.8 millones de dólares. Los terroristas y criminales peligrosos quedan excluidos.

La campaña de Trump se emitirá en los estados bisagra de Ohio, Pensilvania, Carolina del Norte y Florida, donde la diferencia entre el voto republicano y demócrata es tan pequeña que la balanza puede inclinarse hacia un lado u otro en los comicios.

Desde que terminaron las primarias demócratas, Clinton ha invertido en anuncios de televisión 52 millones de dólares.

RealClearPolitics, que hace una media de las encuestas nacionales publicadas, reveló que si este viernes se celebraran elecciones presidenciales, Clinton obtendría 47.2 por ciento de votos y Trump 41.2 puntos porcentuales.

Por otra parte, el juez federal Emmet G. Sullivan ordenó este viernes a Hillary Clinton responder por escrito preguntas presentadas por el grupo conservador Judicial Watch, de supervisión legal, en torno al uso que hizo de un servidor privado de correo electrónico cuando fue secretaria de Estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *