ALBERTO CAMUS Y “LA CAIDA” CONTEMPLACIÓN FILÓSOFICA DEL JUICIO HUMANO

 

LaCada

A pesar de que la novela, “La caída”, que se publicó hace más de sesenta años en 1946, la segunda persona del formato de la narración de historias raras que Albert Camus implementa, permite no solo una continua conversación imaginaria, sino intelectual con el narrador, Jean-Baptiste Clamence. Camus nos reune con él en la ciudad de Amsterdam en un bar llamado “Ciudad de México”, donde se comparten las bebidas y el narrador derrama su historia de vida, incluyendo sus pecados. Como se da a conocer su pasado, la intriga es incitada por sus historias, ya sea verdaderas o no, que invitan a la contemplación. Entre sus recuerdos de historias, Clamence inserta verdades y adagios sobre la naturaleza y la sociedad humana, incluyendo:

‘La verdad es que todo hombre inteligente, como usted sabe, sueña con ser un gángster y tener control de la sociedad por el poder de la fuerza.’ (Pagina 55)

Su profesión actual es un juez-penitente ya a lo largo de la novela, explica la importancia de su papel como juez-penitente. Al final, se desenreda la motivación subyacente para su profesión atraves de una confesión exhaustiva, así como la satisfacción inmensa que recibe como un juez-penitente.

‘La verdad, como la luz, persianas. La falsedad, por el contrario, es un hermoso crepúsculo que mejora todos los objetos ‘. (Pagina 120)

La primera vez que leí este libro hace mas de 20 años cuando un amigo lo compro,  no lo leí tan a fondo como me hubiera gustado. Por lo tanto, decidí re-leerlo y reflexionar sobre la novela en mi propio tiempo. El libro se las arregla para fascinarme por que lo que Camus expresó hace sesenta años sigue vigente en la actualidad. El tema principal de la novela es el juicio humano y cómo juzgamos constantemente entre sí, con el fin de sentirnos mejor acerca de nosotros mismos. Irónicamente, para el narrador Clamence que confiesa sus errores y faltas puede ser visto como un hombre ‘caído’. Sin embargo, es capaz de confesar sus malas acciones, por tanto en  realidad es capaz de escapar de ‘la caída’, haciendo que sus oyentes a caigan en su lugar. Que sientan lo que el siente.

“Cuanto más me acuso,

 

más tengo derecho a juzgar.” (Pagína 140)

Este libro es especialmente recomendable si lo que usted está buscando es un texto para la reflexión. A pesar de que esta novela es corta, alrededor de 150 páginas. Es un libro pesado en cuanto a  ideas significativas y estimulantes. Después de cada capítulo, el lector queda reflexionandosobre las historias y las opciones de Clamence, así como sus propias decisiones y experiencias de vida.

“Uno puede estar seguro de nada, como yo os he dicho.” (127)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *